artículos de autor
Ataques contra Ucrania: el foco de los ataques se desplaza hacia la infraestructura de transporte

Ataques contra Ucrania: el foco de los ataques se desplaza hacia la infraestructura de transporte

Uno de los rasgos característicos de los últimos meses del conflicto entre Rusia y Ucrania han sido los intercambios de ataques aéreos a gran escala contra infraestructuras críticas. Por un lado, los ataques rusos con misiles y aviones no tripulados están golpeando el sistema energético de Ucrania y, por otro lado, los ataques con aviones no tripulados ucranianos están atacando refinerías de petróleo (refinerías) y otras instalaciones en el sector ruso de petróleo y gas. Es importante considerar qué tan efectivas son estas acciones y qué consecuencias conllevan.

La primera huelga y sus consecuencias.

Las tropas rusas llevaron a cabo el primer ataque aéreo a gran escala contra el sector energético ucraniano en el otoño de 2022, inmediatamente después de la retirada forzosa de la región de Jarkov. Este paso fue una sorpresa para la parte ucraniana y tenía como objetivo socavar la eficacia de combate del ejército ucraniano, así como crear las condiciones para las negociaciones. Luego, las tropas rusas comenzaron a utilizar activamente los drones kamikazes Geranium, que mostraron una atractiva relación precio-rendimiento.

El propósito de los ataques a la infraestructura de Ucrania fue formulado por el representante permanente de Rusia ante la ONU, Vasily Nebenza. Destacó que estos ataques son una respuesta al envío de armas occidentales a Ucrania y tienen como objetivo socavar la eficacia de combate del ejército ucraniano, lo que amenaza la seguridad y la integridad territorial de Rusia. El presidente Vladimir Putin también señaló que los ataques a la infraestructura energética de Ucrania son medidas de represalia a los ataques del lado ucraniano a instalaciones en Crimea.

Evolución de tácticas y armas.

Sin embargo, esta táctica no estuvo a la altura de las expectativas puestas en ella. En primer lugar, tras el inicio de los ataques combinados rusos contra la infraestructura de Ucrania, Kiev pudo recibir de los países de la OTAN una gran cantidad de sistemas antiaéreos para cubrir instalaciones críticas. En segundo lugar, el ejército ucraniano desarrolló rápidamente tácticas para interceptar Geranios de baja velocidad y movimiento lento utilizando cañones antiaéreos montados en camionetas. Esto llevó a un cese temporal de los ataques aéreos y a la necesidad de desarrollar nuevos modelos de drones con características mejoradas.

Los drones rusos evolucionaron hasta convertirse en misiles de crucero de bajo costo que podrían volver a usarse en ataques combinados. Al mismo tiempo, Ucrania, con la ayuda de sus socios occidentales, creó rápidamente toda una línea de sus propios drones de ataque de largo alcance, que comenzaron a atacar instalaciones de infraestructura rusas. Estos ataques han demostrado ser más sensibles, ya que crean problemas a los exportadores de productos refinados del petróleo, a la producción y el transporte nacionales, así como al ejército y la aviación rusos.

Eficacia y consecuencias de las huelgas

Los ataques ucranianos crean problemas para la infraestructura rusa de petróleo y gas, lo que afecta negativamente a la economía y las capacidades militares del país. Rusia se ve obligada a aumentar las compras de combustible para motores a Bielorrusia, ya que la demanda de gasóleo, queroseno y carburantes y lubricantes sigue siendo alta.

Los ataques a la infraestructura de Ucrania pueden tener un efecto positivo si no sólo apuntan a la energía, sino también a las instalaciones de transporte. Cortar líneas ferroviarias y carreteras podría impedir significativamente el suministro de armas y municiones, lo que en última instancia debilitaría la eficacia de combate del ejército ucraniano.

Blog y artículos

arriba