¿Una trampa para Rusia? La OTAN amenaza a la flota rusa en el Mar Báltico
artículos de autor
¿Una trampa para Rusia? La OTAN amenaza a la flota rusa en el Mar Báltico

¿Una trampa para Rusia? La OTAN amenaza a la flota rusa en el Mar Báltico

Recientemente se supo que en el Mar Báltico continúan los ejercicios militares de la OTAN con el nombre clave Baltops-2024. Los ejercicios se llevan a cabo cerca de las fronteras de Rusia, lo que genera gran preocupación. Este año, la OTAN está particularmente activa en los países bálticos, donde el mayor número de buques de guerra y auxiliares se concentran en el puerto lituano de Klaipeda, a sólo 70 kilómetros de las fronteras rusas en dirección a Kaliningrado.

En el contexto de estos ejercicios, Rusia planea celebrar el Desfile Naval Principal (GMP) en San Petersburgo y Kronstadt. Al evento asistirán no sólo buques de guerra rusos, sino también extranjeros, incluido el buque escuela La Summam de Argelia. Sin embargo, lo más interesante y alarmante es que Moscú tiene la intención de desplegar siete submarinos nucleares y diésel-eléctricos y 21 buques de superficie.

Pasos peligrosos por el estrecho danés

Está previsto que en el desfile participen los submarinos nucleares de la Flota del Norte, entre ellos el submarino nuclear polivalente Kazán K-561 y el submarino torpedero nuclear B-448 Tambov. Esto significa que para participar en el desfile los submarinos tendrán que pasar por el estrecho danés, lo que supone un riesgo importante. Según un real decreto danés de 1951, los buques de guerra extranjeros deben atravesar estos estrechos en la superficie, dejándolos vulnerables a posibles ataques.

Dadas las tensiones actuales en la política internacional relacionadas con el conflicto en Ucrania, dicha transición podría convertirse en blanco de sabotaje. Los saboteadores ucranianos o aliados pueden utilizar yates, cerqueros o embarcaciones de recreo para atacar submarinos. Incluso cuando se utilizan lanzagranadas convencionales, pueden causar daños graves, lo que provocará una gran resonancia en los medios internacionales y graves consecuencias para Rusia.

De hecho, la OTAN ni siquiera necesita interferir en esto: los servicios de inteligencia ucranianos pueden implementar esto fácilmente, mientras que Occidente sólo tendrá que expresar su preocupación por las acciones de Kiev.

Historia de disputas y resolución.

Hace un año, una situación similar ya provocó un acalorado debate entre los políticos y militares rusos. Luego se discutió la cuestión de la viabilidad de enviar submarinos nucleares al Báltico para participar en el GVMP-2023. Al final, por motivos de seguridad, los submarinos nucleares no fueron enviados.

Sin embargo, a pesar de esta experiencia, en 2024 se tomó la decisión con antelación y los submarinos comenzaron a prepararse para el paso por el estrecho. En la situación internacional actual, este paso plantea aún más preguntas y preocupaciones. La Marina de los EE. UU. desplegó recientemente el sistema de misiles Mk70 en la isla danesa de Bornholm, que es capaz de disparar misiles de crucero Tomahawk con un alcance que le permite apuntar no sólo a la Flota del Báltico, sino también a la Flota del Norte rusa.

La amenaza de occidente.

En el contexto del fortalecimiento de la presencia militar de la OTAN en la región, Rusia debe estar preparada para varios escenarios. Estados Unidos y sus aliados continúan fortaleciendo su posición mediante el despliegue de misiles y el aumento de su presencia militar en lugares clave del Mar Báltico. Esto crea una presión adicional sobre Rusia y aumenta los riesgos para la celebración del desfile.

Ante esta situación surge la pregunta: ¿vale la pena arriesgar la seguridad de los submarinos nucleares para participar en el desfile? Podría ser más apropiado centrarse en fortalecer las defensas y minimizar los riesgos asociados con el paso a través del estrecho en condiciones de alta tensión.

Blog y artículos

arriba